Experiencias

PAZ

"Llegué a Hadara en Septiembre de 2013, en medio de una gran crisis personal y afectiva, habiendo pedido a mis amigos (con más ilusión que fe) "la mejor terapia bio-psico-emocional que exista". Me encontraba sumida en un profundo dolor, que -a ratos evidente, a ratos escondido- se mantenía como telón de fondo de mi vida. Una vida que hasta ese momento reconocía como una larga secuencia de sometimientos y abusos, con esquivos islotes de alegría. 
Aunque sentí como si algo de mí se quebrara, salí de la primera sesión con la aplicación de la técnica Adaba sintiéndome como nunca antes, liviana y en paz. Y aunque el diagnóstico parecía rudo -diversas capas de estructuras y varias alimañas arraigadas-, la operación de mi campo energético me dejó una sensación de "por fin experimento que puedo sanar de verdad". Ninguna psicoterapia o terapia corporal había conseguido en años lo que en Hadara me ha sido posible en unos pocos meses. Para quienes hemos vivido largos y/o profundos períodos de tormento y violencia, el método Adaba ofrece una experiencia de sanación que no pasa sólo por un cambio a nivel cognitivo o emocional, sino por una transformación muy profunda del "estar siendo". Todo lo que parecía rígido, inamovible, imposible de lograr, de la mano de mi terapeuta (Ariadna Martinich) se vuelve blando, flexible, modificable. Y al final de cada sesión te deja siempre una sensación cariñosa, dulce, que no te abandona más y que aprendes a reconocer como propia. A veces sólo conversamos; a veces, me tiendo en la camilla y me entrego a la operación sabiendo que todo irá mucho mejor, casi inmediatamente.
Redescubrir la vida como una experiencia que puede ser cotidianamente alegre y tranquila, aun con todos sus vaivenes; encontrar la fuerza y el amor para atravesar el dolor, sin quedar atrapada por èl; remover patrones que quizás en algún momento fueron útiles pero ya no, son para mí evidencias de los enormes e invaluables beneficios de esta terapia. El método vuelve experiencial varios principios de las sabidurías más antiguas: el cuidado de la vida, la pertenencia al universo, el poder transformador de la compasión y la presencia continua del amor. 
Para mí ha sido un proceso de sanación y "meta-aprendizaje", en contacto directo con la vivencia más profunda del yo; ese que trasciende bordes, tiempos y distancias, des-identificado de sus heridas y traumas. También he aprendido a cuidarme más, gracias al curso DAO que tomé. 
Gracias a Hadara y Ariadna he sanado e integrado muchos planos de mi experiencia vital. Sé que mi mundo sería muy distinto -endurecido y estancado en el dolor- si no hubiese llegado aquí. Y aunque, como decía Benedetti, "cada vez que encuentro la respuesta, la vida me cambia la pregunta",  Hadara y su equipo es un estupendo lugar para surfear la incertidumbre, ayudándonos a hacer lo que sí podemos hacer siempre, aunque parezca imposible: renacer.

Gracias totales!!!"

KAREN

"Atenderme con la terapia de la técnica ADABA fue una experiencia rica e inolvidable. Desde lo primeros minutos de la sesión, caí en una relajación profunda, podía sentir en algunas partes de mi cuerpo, como el pecho o la coronilla, un calor intenso pero a la vez muy agradable. En la zona específica a tratar sentí cosas muy fuertes y tenía la sensación de estar siendo intervenida, pero sin ser tocada, lo que era impactante, además que el relato o descripción de síntomas o situaciones que hacía la terapeuta eran absolutamente coincidente con mi situación actual. 
Por otro lado, en cierto momento de la sesión, una sucesión de colores e imágenes comenzaron a desfilar  en mi mente , algo que no me esperaba en ese momento y que me pareció asombroso y sumamente agradable.
Este tipo de terapia logra unos efectos que difícilmente se encuentran en otras. Provocan no sólo el alivio o cura en relación a cierta enfermedad o dolencia, física o emocional, sino que indirectamente produjo un reencuentro conmigo misma, es por eso que repetí la sesión con posterioridad a modo de control.

FERNANDO

"Mi experiencia con Adaba ha sido un hermoso camino de conocimiento y aceptación interna, lo que me ha permitido crecer espiritualmente."

MARA

"El encontrarme con ADABA y con Ariadna, fue en una retrógrada mirada, un nuevo regalo y acierto de las sincronías del universo a partir de diciembre del año 2015. Yo iba en busca de respuestas y conocimientos en mi calidad de psiquiatra de cÓmo intervenir y apoyar al bienestar de las personas de una manera más amable y con sentido. Me encontré siendo una experimentadora de este método en manos de Ariadna, que con su cercanía y franqueza ha ido desplazando rigideces y conflictos de una manera sutil y profunda. Aún estoy en proceso, en camino, sin embargo ha sido una gratificante experiencia de BIEN-ESTAR, de la cual estoy agradecida. Tanto así que espero formarme en este método."

CRISTIAN

"Crecer siempre es lindo. Cuesta, duele, pero siempre es lindo al final.
Cuando comencé mis terapias con Ari estaba en un período turbulento en mi vida. Una de las primeras cosas que empecé a aprender con ella fue a darme cuenta que tenía derecho a quererme y a ser feliz. Si bien debo confesar que soy un alumno porfiado, ella ha sido sumamente paciente conmigo y siempre me ha acogido y contenido desde el amor, desde el amor que te provee una guía, una maestra. En estos aprendizajes, una de las cosas que me di cuenta, gracias a ella, fue que, aunque las cosas nunca se den como uno espera, uno siempre se tiene a uno mismo y desde ahí puede enfrentar cualquier cosa. Darse amor uno mismo es una de las mejores cosas que se puede aprender a hacer y es uno de los crecimientos más deseados por cualquier persona. Le agradezco por eso."

El Hilo
de Ariadna

Contacto

Dudas? Comentarios? formulario de contacto

Suscríbete

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.